CLIENTES ¿DIFÍCILES?

CLIENTES ¿DIFÍCILES?

Uno de los temas más importantes dentro del marketing, es la parte de la clientela, todos deseamos toparnos con clientes tranquilos que se vayan contentos y satisfechos con nuestros servicios, pero, ¿qué sucede cuando te topas con clientes difíciles?

Por más cuidadosa que seas en la atención a cada clienta, habrá situaciones que estén fuera de tus manos, aquellas que para ti y para los espectadores sea cosa sencilla, pero para la clienta sea algo intolerable. Me ha tocado ver casos en los que la persona encargada no sabe cómo reaccionar o qué decir y en vez de aligerar la situación todo se torna más difícil.

Si algo así llegara a ocurrir en tu salón, primero que nada mantén la calma, toma en cuenta que si la clienta recibe un levantamiento de voz por parte tuya, sentirá una agresión e incomprensión como la “parte afectada”, pero si recibe calma y tranquilidad de tu parte se mantendrá tranquila. Verifica por qué motivo es el enojo, esta es la parte más difícil ya que tendrás que escuchar cada palabra y mantenerte en silencio, de esta forma puedes ir analizando la situación y buscando posibles soluciones. Después de escuchar todo y cada uno de sus puntos, inmediatamente pide una disculpa, esta pequeña palabra tiene un gran poder persuasivo y brinda tranquilidad y apoyo a la parte afectada, inmediatamente después de ella puedes comenzar a hablar, aclara, no se trata de justificar el problema, simplemente de hacerle ver que no fue con intención, que somos humanos y cualquiera se puede equivocar, que la entiendes en su enojo y qué no deseas que ella se vaya con un mal recuerdo del salón. Toma en cuenta que siempre que tengas este tipo de situaciones debes ofrecer una o varias soluciones para compensar el problema, hay quienes no ofrecen solución porque piensan que perder una clienta no es significativo, pero piensa que si está clienta tiene un gran poder comunicativo en unas pocas horas puede acabar con el gusto de otras clientas y así sucesivamente.

 

Si sales a flote de la situación evita tomar una actitud negativa e indiferente con la clienta en sus visitas posteriores, no hagas un problema personal y bríndale un poco más de atención para evitar conflictos. Te aseguro que esta clienta hablará del detalle pero mencionará que tu profesionalismo se demostró en todo momento. Recuerda que todas las situaciones difíciles son enseñanzas para mejorar ciertas áreas de trabajo y pruebas para fortalecer nuestro carácter.

Si tienes alguna sugerencia o comentario escríbeme a: [email protected]