MARKETING SENSORIAL

MARKETING SENSORIAL

Roberto Burgos Flores | Consultor y Facilitador Internacional | Gestión Sector Belleza |  Youtube: bellezaygestion

Comunícate con tus clientes a través de los sentidos. Parte uno: El Olfato

En los locales de Starbucks y en muchos centros comerciales se crean ambientes con olor para mantener cautivo a un consumidor y claramente es extraordinario el resultado de esta técnica, considerando que es acogedor conversar, caminar o sentarse mientras se siente olor a café o vegetación.

Una investigación realizada en la Universidad Rockefeller menciona que el ser humano recuerda el 35% de lo que huele, es por ello que muchas empresas están utilizando el poder de este “sentido” como estrategia para retener clientes, considerándolos en los presupuestos de los planes de marketing.

El poder del olfato está en que se relaciona directamente con la emociones. Otra investigación, de la Universidad de Yale, mostró que las fragancias pueden crear efectos tales como irritación, estrés, depresión y empatía, y aumentar sensaciones positivas como la felicidad, sensualidad, relajación y estimulación.

Si pensamos, en el caso de los químicos utilizados en el servicio, estos emanan gases no muy agradables, algo contraproducente si pensamos que las personas acuden al salón básicamente buscando la belleza, la cual está asociada a limpieza, buen aroma y estancia agradable. Debemos pensar qué olores se introducen en nuestra área de trabajo y sala de espera con el fin de relajar o estimular a nuestros apreciados clientes.

Ahora, imagina que vas a un restaurante y al ingresar se percibe un olor a “líquido para permanente”, luego te sientas oliendo al producto de limpieza que utilizaron en el piso y en el peor de los casos con olor a “baño”. Alguien puede pensar que esto es exagerado, pero qué pasa si una clienta va a tu salón de belleza y al entrar siente olor a comida, podrías decir que “terminaron hace poco de almorzar”, pero que desagradable es para una persona mentalizarse que va a un lugar para relajarse y embellecerse, pero se encuentra con olor a frituras. Este problema tan cotidiano como el horario de almuerzo, nos obliga a plantear decisiones administrativas, tales como; tener un lugar para almorzar muy aislado, hacer turnos para que el 50% del personal salga a un restaurante o cerrar el salón en horario de comida.

Además de este elemento esencial, una peluquería, salón de belleza, centro de estética o spa debe sumar las variables del logotipo, la música, la ambientación, la infraestructura, etc. por lo que debes de prestar especial atención en la identidad de tu negocio.

¿Qué aroma tiene tu Salón?