Nuevo año, nuevo salón

Nuevo año, nuevo salón

Por Carla Méndez y Jessica Ortiz

 

"Aunque nadie puede regresar y hacer un nuevo comienzo, cualquiera puede empezar a partir de ahora y hacer un nuevo final" - Carl Bard

 

Como cada 31 de Diciembre, nos reunimos con nuestras personas más queridas, tomamos nuestras 12 uvas y conforme nos las vamos comiendo, pensamos en una acción por cada una, siendo nuestros objetivos a lograr para poder tener una mejora el próximo año, pero, ¿sabes por qué lo hacemos?

 

La fiesta como tal comenzó en Babilonia (actualmente Irak) alrededor del año 2000 a.C., y aunque ésta coincide con nuestro mes de Marzo, ellos son los responsables de iniciar la tradición de los propósitos de año nuevo, aunque los suyos iban más allá de perder peso o dejar algunos vicios, se enfocaban en cómo pagar sus deudas o devolver objetos que tomaron prestados.

 

Siguiendo con la tradición, los griegos tenían un propósito más generalizado, el cual era pedir el perdón de sus enemigos, objetivo que cuadra un poco más con nuestros deseos de comenzar un nuevo año sin cargas emocionales, con muchísima energía y siempre siendo buenos y positivos.

 

Estos días son especiales porque nos da por recordar acciones y conductas que podemos modificar para poder mejorar nuestras vidas, y si el final es mejorar, ¿por qué no escribir una lista de resoluciones para tu Salón de Belleza? Te traemos una guía básica para inspirarte en hacer los tuyos.

 

  1. Enfócate. Este año trata de enfocarte en lo que realmente es importante, ya que te ayudará tener un objetivo en mente, y la determinación es fundamental para tener éxito y cumplir con todos lo que quieres lograr para el próximo año.
  2. Para y pausa. Actualmente vivimos de prisa, queriendo dar soluciones inmediatas y estresándonos de más por saber qué efectos traerá la solución que tomamos tan repentinamente por situaciones no previstas. Para esto aplica: “para y pausa”, es muy válido tener un break para analizar y cuestionar la situación en la que está tu negocio.
  3. Proyecta y comprométete con tu salón. Determina en dónde va a estar tu salón en los próximos 365 días y hazlo uno de tus objetivos principales. Evalúa y apoyate de las siguientes preguntas: ¿Qué quieres lograr este año? ¿Cómo lo vas a lograr? y ¿Para qué?
  4. La inversión no sólo es de dinero. Procura recordar este año que no todo es dinero, tu inversión también es de tiempo y energía. ¿Estás invirtiendo adecuadamente para lograr tus objetivos?
  5. Ayuda, no vendas. Cuando un cliente va por algún servicio de los que ofrece tu salón de belleza, es muy probable que necesite una solución, ya sea de mascarillas, tratamientos o de tinte, por lo cual debes atacar a la necesidad que quiera cumplir con una recomendación que le ayude a lograr su objetivo. ¡Vendiendo sin vender!
  6. Dar seguimiento a un cliente insatisfecho. Si en el salón se llegara a cometer un error, haz lo posible por remediarlo a tiempo y darle prioridad a esta persona, es importante ofrecer una solución y un total seguimiento de tu cliente. ¡Recuerda que la buena actitud y hacerlo con gusto es fundamental!
  7. Tomar cursos de actualización. Ten presente que el mundo está en constante cambio y los conocimientos nunca sobran. Inscríbete a cursos, platica con expertos e investiga de temas que necesites para poder abrir tu panorama.
  8. Dicen por ahí: “quién mucho abarca, poco aprieta” Determina los servicios que ofrecerás en el salón y trata de sólo implementar servicios para los que tengas el personal y herramientas adecuadas.
  9. Invierte en redes sociales Hoy en día todo se busca en redes sociales. Trata de llevar la esencia de la empresa a los medios, reflejando no solo la personalidad de la compañía, sino las buenas prácticas que hacen, propón nuevos looks por los que las personas te busquen, gracias a ello podrás tener mayor visibilidad en el mercado y a un costo muy bajo.
  10. Incentiva la creatividad. El éxito de un negocio estará relacionado con el nivel de creatividad e innovación por parte del equipo. Además, ayudará a la empresa a      adelantarse a la competencia y diferenciarse de ella, no solo en la creación de nuevos looks, sino en la forma de atender y hacer las cosas.
  11. Aprovecha los tiempos. A veces hay ciertas horas del día en que no tendrás tanta afluencia de gente, te recomendamos  aprovechar estas horas en adelantar cosas que tengas planeadas o atrasadas. Recuerda que el “el tiempo es oro”.
  12. Disfruta lo que haces. Imagina por un momento ¿cuál sería el peor trabajo para ti? ese que nunca harías, ¿cómo te sentirías levantándote cada mañana teniendo que ir a hacer algo que no disfrutas? Ahora, recuerda las buenas experiencias de tu trabajo actual. La diferencia es grande, ¿verdad? Disfruta tu trabajo porque tienes la oportunidad de hacerlo y dedicarte a lo que te apasiona.

 

La doctora Andrea Bonior plantea en Psychology Today que para que los propósitos se cumplan y sean todo un éxito, la clave está en reajustar y amoldar estos deseos a nuestras        verdaderas capacidades y posibilidades de mantener ese compromiso: “Hay que encontrar el equilibrio adecuado para que sea un reto, pero no irreal, y también tenemos que plantear estrategias y métodos para cumplir esas metas”.